Cómo mantener tu tráiler en forma para la próxima aventura

Para las personas que disfrutan de las actividades al aire libre, un tráiler o remolque es una herramienta indispensable.  Puedes transportar equipos de camping, motos de agua o incluso un bote, un remolque puede ayudarte a llegar a tu destino con todo lo que necesitas para disfrutar de una gran aventura.

Sin embargo, para que un remolque sea funcional y te proporcione muchos años de servicio, es necesario cuidarlo y mantenerlo de forma correcta. En este artículo te brindamos la información que requieres para conservarlo en buen estado y que puedas seguir disfrutando de tus aventuras durante mucho tiempo.

Pero antes de iniciar consideramos pertinente traer un poco más de información acerca de las partes principales de un remolque, para que así comprendas mejor la importancia en el cuidado de cada una de ellas.

Partes de un remolque

Un remolque es un vehículo sin motor que se usa para transportar cargas a través del arrastre de otro vehículo, se conforma de pocas partes, sin embargo, en su conjunto garantizan la seguridad, funcionalidad y durabilidad del mismo.
Algunas de estas partes son:

El Enganche

Considerado como la parte más relevante de un remolque, es un componente de metal que conecta este con el vehículo de tracción. Cumple con la función de transferir el peso del remolque al vehículo que lo arrastra y otorgar estabilidad.

El enganche debe ser compatible tanto con el remolque como con el vehículo que lo arrastra, esto quiere decir que debe tener la capacidad de carga suficiente para soportar el peso del remolque junto con la carga.
Ante un defecto o signo de desgaste en esta pieza debe reemplazarse de forma inmediata. Un enganche que no está en buen estado puede soltarse o hacer que el remolque se balancee o se mueva de lado, lo que podría provocar un accidente.

La suspensión

Es el sistema que permite que el remolque absorba las vibraciones, impactos o golpes que puede recibir por las alteraciones del terreno donde transita, permitiendo que se mueva de forma suave detrás del vehículo remolcador. Existen diferentes tipos de suspensión de acuerdo con la elasticidad que se requiera, pudiendo ser de ballestas, de muelles o de torsión. 
Para evitar el balanceo o cabeceo del tráiler mientras transita, la suspensión debe estar ajustada y equilibrada.

El Eje

Los ejes son los encargados o responsables de sostener o conectar las ruedas del remolque al chasis. Por lo que soportan el peso de la carga y además permiten el movimiento del remolque.

Están hechos de metal, deben ser sólidos para soportar el peso de la carga, robustos para sobrellevar las vibraciones y/o golpes al ser arrastrados, ajustados de forma correcta para impedir que la rueda se salga y simétricos para evitar que se desvíe mientras se usa.

La elección del eje correcto dependerá del uso específico para el cual se construye el remolque.

Los neumáticos

Es el elemento que permite el desplazamiento del remolque. Un neumático acorde al tamaño garantiza un traslado seguro y sin inconvenientes, deben mantenerse en buen estado, con la presión adecuada y sin desgaste excesivo.
Como dato adicional, los neumáticos deben ser del mismo tipo y tamaño tanto en el remolque, como los empleados en el vehículo remolcador.  

Los Frenos

Son un componente crítico en cuanto a la seguridad del tráiler, pueden ser mecánicos o eléctricos y su función es ayudar a detener el mismo una vez que el vehículo remolcador frena.
Como el resto de los componentes deben estar en buen estado, regulados, ajustados y sincronizados con los del vehículo principal, son obligatorios para los remolques que superen los 75 kilos de masa máxima autorizada.

Luces o sistema eléctrico

Las luces en un remolque son obligatorias cuando el ancho de este supere los 1.6 metros o cuando su longitud supere o sobresalga por más de un metro por detrás del vehículo remolcador. 

Las luces se emplean para asegurar la visibilidad del remolque en carretera, indicar posición, dirección o intención, este sistema debe estar conectado con el del vehículo principal.
Estas partes se consideran las más importantes, aunque no son las únicas, existen otras partes relacionadas con la comodidad y la estética del remolque, así como guardafangos, tirones, jalones, rines, entre otros.

¿Cómo mantener tu tráiler en forma?

Un tráiler o remolque representa una inversión significativa, mantenerlo en forma o en buen estado es esencial para garantizar su seguridad y funcionamiento al momento de usarlos.

Varias son las razones por las que se deben cuidar:

  • Previene accidentes, un remolque sin mantenimiento puede ser inestable y presentar problemas mecánicos, lo que se podría desencadenar en un accidente.
  • Extiende la vida útil y demandará menos reparaciones.
  • Ahorra dinero, un mantenimiento que se ejecuta en el momento correcto, ahorra dinero en costos de reparaciones futuras.

A continuación, te indicamos las diferentes acciones a tomar para cuidar de tu remolque y mantenerlo en forma:

Inspecciona

Las inspecciones regulares tienen como finalidad detectar o encontrar algún tipo de daño o desgaste a lo largo y ancho de la estructura. Observa detenidamente todas las partes del remolque, luces, neumáticos, frenos, sistema de suspensión, enganche, ejes. Realiza pruebas con cada uno para garantizar su correcto funcionamiento. En caso de detectar alguna falla busca la solución de manera oportuna.

Limpia y lubrica

Si bien un tráiler se fabrica con materiales resistentes y acabados de alta gama para que soporten su uso bajo condiciones ambientales extremas, es importante llevar a cabo rutinas de limpieza y lubricación para evitar la acumulación de polvo y suciedad y retrasar la corrosión y el desgaste.

Para ello se recomienda limpiar con agua y jabón el exterior del remolque, después de cada uso, en especial cuando ha estado expuesto a ambientes salinos, termina aplicando una capa de cera que lo proteja de los rayos UV. Esta acción ayuda a proteger la pintura y el acabado de los efectos de la intemperie.

La lubricación, por otra parte, es fundamental para mantener en buen estado las piezas móviles, el enganche, las bisagras y los rodamientos se deben atender con mayor frecuencia, evitando así oxidación, desgaste y ruidos.

En cuanto a los ejes y cojinetes, se recomienda aplicar grasa al menos una vez al año, siguiendo siempre las indicaciones del fabricante. No olvides también lubricar las ruedas y los componentes del freno.

Almacena correctamente

Otra forma de cuidar tu remolque es guardarlo en un lugar seco cuando no se use. Esto lo protegerá de la humedad y del clima que puede dañar su estructura y funcionamiento. Si no cuentas con un lugar cerrado, usa una lona o cubierta y evita que se ensucie o se oxide.

Es importante que el lugar donde guardes el remolque sea fresco y seguro

Lo importante es protegerlo del sol, la lluvia, el polvo y la humedad por largos períodos para que pueda extender su vida útil.

Revisa los neumáticos

Es esencial que los neumáticos del remolque estén en buen estado para evitar accidentes. Por eso, debes revisarlos con frecuencia y confirmar que mantengan una presión adecuada, sus bandas de rodamiento no presenten desgaste o daño y se roten según las recomendaciones del fabricante.

En caso de que observe grietas, signos de daño o desgaste, no dude en cambiarlos de forma inmediata.

Mantenimiento del enganche

El enganche del tráiler, como lo mencionamos anteriormente es la parte más importante, es la pieza clave para lograr un remolque con seguridad y eficiencia. Su mantenimiento consiste en:

  • Limpiar la bola del enganche y el cabezal del remolque con productos que eliminen suciedad y grasa, como el WD-40.
  • En caso de presentar óxido, remover con una lija fina sin llegar a alterar la forma de la bola.
  • Ajustar los pernos del enganche después de cada uso o cada 10.000 km, confirma el diámetro de la bola con un calibre, en ningún caso debe ser menor a 49 mm
  • Lubricar con grasa multiuso o lubricante seco los puntos del dispositivo de acoplamiento para evitar el desgaste.

Otras revisiones

No menos importante es la verificación de estado y funcionamiento del resto de las partes que componen el remolque, entre ellas las siguientes:

  • Sistema eléctrico: implica la visibilidad del remolque en la carretera, es decir, las luces de stop, dirección, posición e intención del remolque, incluyendo la iluminación de la placa de acuerdo con la norma vigente. Verifica si existen bombillos quemados para su reemplazo.
  • Frenos: en este caso haz las pruebas pertinentes, limpia y reemplaza las pastillas de freno si lo consideras necesario.

Carga adecuada: revisa y distribuye el peso de tu remolque de forma equilibrada para evitar que se sobrepase la capacidad máxima. Esto afecta la estabilidad, maniobrabilidad y consumo de combustible del vehículo que arrastra. Para saber cómo hacerlo correctamente, consulta el manual del propietario de tu remolque, donde encontrarás las instrucciones específicas para tu modelo.

Recomendaciones de seguridad

Las siguientes recomendaciones van dirigidas al cuidado del remolque cuando se encuentra en movimiento, pueden ser peligrosos si no se manejan de forma correcta, aquí algunos consejos de seguridad:

  • Asegúrate que tu vehículo de tracción está equipado de forma correcta para arrastrar el peso del remolque.
  • Verifica que el remolque esté asegurado de forma correcta al vehículo.
  • Maneja con precaución, no excedas los límites de velocidad.
  • Mantén especial cuidado al manejar en superficies irregulares.
  • En caso de atasco del remolque, acude al servicio de grúas, no intentes sacarlo por tu cuenta.
  • Confirma que la carga del remolque sea la correcta

En conclusión, el cuidado y mantenimiento adecuado de un remolque es esencial para garantizar su seguridad, funcionamiento y vida útil. Seguir las medidas recomendadas por el fabricante ayudará a evitar accidentes, prolongar la vida útil del remolque y ahorrar dinero en costos de mantenimiento y reparaciones.

Lleva el remolque a un taller de servicio para que sea inspeccionado y mantenido por un mecánico profesional si se utiliza de forma regular.Seguir estos consejos puede ayudarte a mantener tu remolque seguro, en funcionamiento y en buen estado durante años.

Dirección: Av. 181 Valencia, Naguanagua 2005. Carabobo. Venezuela | Nuestra ubicación en Google Maps

Copyrigth TrailerMax ®. Derechos reservados. | Diseño web por Grupo Intercenter